¡Cuidado con el anisakis! ¿Sabes lo que comes?

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

En Cómete el Mar, tu tienda gourmet en Sevilla, vigilamos la calidad de nuestras conservas y en especial de nuestras salazones y ahumados. ¿Por qué lo hacemos? Sigue leyendo y te enterarás de todo

Además de vosotros, nuestros clientes, sin los que no somos nada, nuestros proveedores son nuestro mayor tesoro. Sus controles de calidad y sus procesos de producción son los que nosotros vamos a ofreceros y nuestra responsabilidad es hacerlo con todas las garantías sanitarias.

Anisakis: El peligro está ahí

Seguro que has oído hablar de él, porque este parásito es cada vez más conocido y a la vez más temido.

Este nematodo (gusano) infecta a lo largo de su vida a mamíferos marinos como ballenas, focas o delfines y también a grandes peces, donde se desarrolla hasta llegar a su madurez. Y es a través de las heces de estos animales, donde se liberan sus huevos. Huevos que eclosionaran en el mar dando a lugar a larvas de segunda fase que serán tragadas por pequeños crustáceos, en los que parasitarán como larvas de tercera fase.

Siguiendo la cadena trófica, estos crustáceos infectados pueden servir de alimento de peces, pulpo o calamares que serán receptores en su intestino de estas larvas. Cerrándose el ciclo biológico cuando los grandes peces o mamíferos marinos ingieren estos cefalópodos y se convierten en los huéspedes definitivos del anisakis.

Y es cuando estos grandes peces mueren, cuando las larvas migran hacia las vísceras y la musculatura, pudiendo terminar en la tripa de un humano que haya comido pescado crudo, provocando una infección conocida como anisakiasis.

En esta infografía de www.saludabit.es puedes entenderlo mejor.

 

Infografía anisakis

Fuente: www.saludabit.es

De nombre griego pero que evoca a Japón

El término anisakis procede del griego pero se lo asocia sobre todo a Japón debido a que la costumbre de comer pescado crudo que, hasta fechas muy recientes, solo se daba en lugares muy concretos como este país. Pero dado que los peces viajan por los océanos, este parásito ha estado siempre extendido a todo el planeta. Hay que pensar que un gran predador como un atún, o un salmón, recorre grandes distancias marinas en las que se alimenta de otros peces infectados, con lo que extienden el anisakis.

 

Plato_de_pescado_crudo

 

¿Cómo podemos evitarlo?

Si consumimos pescado fresco, debemos comprarlo limpio y sin vísceras. Y si no lo está debemos quitárselas lo antes posible.

El horneado, la fritura, la cocción o la plancha eliminan el parásito porque estas preparaciones alcanzan al menos 60ºC de temperatura.

Si vamos a tomar pescado crudo, que no haya sido previamente congelado de forma industrial,  debemos congelarlo durante al menos 7 días a la temperatura habitual de un congelador doméstico, que suele ser -18ºC.

 

Boquerones en vinagre

 

En Cómete el Mar, libres de anisakis

Nuestros productos están muy alejados de este temido parásito, te lo contamos:

  • Los mariscos como mejillones, almejas, berberechos y otros mariscos bivalvos no causan esta enfermedad. Ni aunque se tomen crudos, como las ostras.

 

  • Los pescados de ríos, lagos, pantanos o piscifactorías de agua dulces, tampoco. Con lo cual descartamos a especies como el esturión, y por extensión a sus huevas (caviar)

 

  • El pescado en conserva debe someterse a un proceso de esterilización a una temperatura superior a 100ºC con lo que podemos consumirlas sin ningún riesgo.

 

  • Las anchoas en semiconserva, también quedan fuera de peligro y no es necesario congelarlas previamente. Su proceso de conservación en sal en períodos que oscilan entre 5 y 12 meses garantizan la inactivación de la larva.

 

  • Con el bacalao en salazón o la mojama*, ocurre prácticamente lo mismo, no es necesario congelarlo por su nivel de concentración de sal, aunque en la mayoría de los casos se ha congelado previamente durante al menos 48 horas de forma industrial a una temperatura de -22ºC o inferior.

 

  • Por último, para pescados marinados como el atún, ahumados como las sardinas, el salmón y el bacalao o en vinagre como los boquerones, si es estrictamente necesario someterlos a un proceso de congelación de manera industrial durante al menos 48 horas. Proceso que llevan a cabo todos nuestros proveedores y que indican en su etiquetado.

 

ahumados tienda conservas sevilla

 

Esperamos haber podido ayudarte a despejar tus dudas  y además haberte animado a que puedas consumir estos productos con total tranquilidad y sin ningún riesgo para la salud.

¡Hasta la próxima!

* Si quieres conocer un poco más sobre la mojama puedes consultar este post

( Visitas: 158, 1 Visitas hoy)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *