Historia y tradición de las conserveras en Andalucía

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

HISTORIA

La pesca de especies migratorias en el Sur de España, se remontan a tres mil años atrás, desde que los fenicios y los tartessos empezaron a capturar atunes, melvas y caballas mediante pequeñas redes, cercados rudimentarios y anzuelos. Los árabes introdujeron la almadraba en los mares del Sur de Andalucía a raíz de su empuje expansionista del siglo VIII. Son estas almadrabas aún en el día de hoy, una de las principales fuentes de abastecimiento de materia prima de la conserveras andaluzas.

Junto a las pesquerías, se debe destacar la importancia de la industria transformadora de estas especies migratorias cuyo despegue se produce en el siglo I de nuestra Era con el auge de Roma. Todo tipo de túnidos y escómbridos eran preparados en las factorías que prosperaron a lo largo de todo el litoral Andaluz. Las conocidas ruinas de Baelo Claudia de Bolonia (Tarifa) con sus estanques todavía visibles, son sólo un ejemplo. Importantes ciudades se crearon en torno a la industria salazonera de los romanos. Las 40 factorías concentradas en el Golfo de Cádiz y Levante se hicieron famosas por sus salazones, y por sus diversos tipos de salsas de pescado (garum, mauria y alex), siendo indudable el prestigio del que gozaron estos productos andaluces durante toda la Antigüedad como se refleja en numerosos textos de autores grecorromanos.

Durante toda la Edad Media y la Edad Moderna continuó desarrollándose esta tradición de las pesquerías. Sin embargo, el verdadero despegue a nivel industrial llega en el siglo XIX, de la mano de innovaciones como el envase de hojalata de Durand o el método de esterilización de Pasteur. Es entonces cuando se inicia en Andalucía un proceso artesanal de producción a gran escala que culminará con el establecimiento de modernas fábricas de conservas, el auténtico motor de la economía de la zona.

Gracias al carácter eminentemente artesanal de esta actividad que garantiza un mayor número de puestos de trabajo y a su incidencia en el empleo femenino, la industria conservera se ha convertido en motor de la economía de muchas poblaciones costeras.

De este modo, a lo largo de los siglos Andalucía ha logrado mantener la tradición y la calidad en la elaboración de sus productos pesqueros, formando ya parte de su realidad económica y cultural.

Eviscerando el pescado_1970baja

TRADICIÓN

La conserva andaluza ha sido impulsada siempre por sociedades familiares, que han constituido pequeñas y medianas empresas con una capacidad financiera limitada, siendo su estrategia empresarial para competir en los mercados la de garantizar la calidad tradicional de su producción. Este objetivo comercial ha hecho posible que se hayan mantenido las técnicas tradicionales de elaboración que se transmiten de padres a hijos y que se vinculan a Andalucía. Este proceso artesanal y con ausencia de productos químicos es sin duda una garantía para el consumidor.

Las empresas conserveras andaluzas están ubicadas en las dos zonas de Andalucía que tienen mayor dependencia de la pesca. Un conjunto de empresas se sitúan en las localidades de Tarifa y Barbate en la costa oriental de la provincia de Cádiz, mientras que el resto se ubican en las localidades de Isla Cristina y Ayamonte en la costa occidental de la provincia de Huelva.

Conservera del Consorcio Nac Almadrabero_1968-baja

En este momento las industrias de la conserva contribuyen poderosamente al mantenimiento del empleo de las pequeñas flotas que se dedican a la captura de la materia prima y al mantenimiento de puestos de trabajo en las fábricas de estas localidades sobre todo porque el carácter artesanal de la producción garantiza un mayor número de trabajadores, en su mayoría de mujeres.

Tradicionalmente, las especies que más se elaboran en conserva en Andalucía son el atún tanto aleta amarilla (Yellowfin), como rojo, la melva, la caballa y las sardinillas, siendo la elaboración tradicional en aceite de oliva, aunque cada vez presentan más elaboraciones como escabeches, al natural, en manteca o con distintas salsas (de setas, a las finas hierbas, con algas…)

En nuestra tienda podrás encontrar un amplia variedad de conservas andaluzas, principalmentes de la zona de Barbate y Ayamonte y disfrutar de su excelente sabor gracias a su elaboración artesanal.

 

( Visitas: 495, 1 Visitas hoy)

2 comentarios sobre “Historia y tradición de las conserveras en Andalucía

  1. Un artículo muy interesante.
    Y aunque no era en Andalucía, mi madre trabajó durante muchos años en una conservera en Ribeira (A Coruña) y me ha traído muchos recuerdos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *