La historia sobre el origen de las conservas

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

En Cómete el Mar trabajamos sin descanso para ofrecerte los mejores productos gourmet. Por supuesto, nuestras conservas en Sevilla son uno de los manjares más preciados y hoy queremos que conozcas un poco más sobre ellas, contándote todos los detalles sobre su origen, en lo que supondrá una historia muy enriquecedora.

Desde el origen de la historia, el hombre se ha afanado en perfeccionar los métodos de conservación de los alimentos, en busca de vías que asegurasen su supervivencia independientemente de las circunstancias de cada día. De esta manera, era posible seguir adelante cuando las circunstancias no permitieran la caza y pasar paulatinamente de la cultura nómada al sedentarismo.

Por ello, desde la Prehistoria se han encontrado restos de alimentos, fundamentalmente peces, que han pasado por alguno de estos métodos de conservación, los cuales se acercaban mucho a lo que hoy conocemos como curados, salazones, ahumados o secados, un tipo de productos gourmet cuya evolución también podrás encontrar en nuestra tienda de conservas en Sevilla.

Las conservas primigenias

No fue hasta la Edad Antigua cuando empezamos a encontrar los primeros antecedentes de las conservas. En este sentido, no eran más que alimentos tratados con algún tipo de sustancia (grasas, aceites, mieles…), situados en algún lugar seco y en el interior de recipientes de barro.

Sin embargo, el precedente más cercano de las conservas lo encontramos en el siglo XVIII de la mano del cocinero francés Nicolas Appert, quien ayudó a las tropas marinas francesas con la creación de la preservación hermética. Esta nueva técnica supuso un antes y un después porque abría las puertas hacia una esterilización natural muy rápida y sencilla, lo que multiplicaba la seguridad hasta ahora existente.

fabrica conservas sevilla

Imagen de una fábrica de conservas en la Francia del siglo XIX.

Solo había que introducir el alimento en un recipiente y cerrarlo herméticamente con corcho. Luego se calentaba al baño maría para conseguir la esterilización, una parte del proceso que, más tarde pasó a ser sustituida por el vapor de agua.

Aunque ya habíamos avanzado mucho en el proceso, todavía falta una parte con la que todos identificamos a las conservas. Se trata de las latas, inventadas en este caso por el inglés Peter Durand en el año 1810. Aunque hechas de hojalata y con un cierre de estaño que distaba mucho del actual, este formato facilitó mucho su consumo.

Poco a poco, el producto fue evolucionando hasta alcanzar la completa esterilización a inicios del siglo XX, solucionando problemas como el del aire del interior de la lata y su respuesta ante el calor en las propiedades de los alimentos.

La Segunda Guerra Mundial, clave para extender su consumo

Las conservas en Sevilla de Cómete el Mar son la prueba de que España es uno de los grandes paraísos de estos manjares. No obstante, hubo que esperar hasta el año 1840 para que aterrizaran en España y fue por casualidad tras el hundimiento de un barco francés en la costa gallega, lo cual dio pie a la fundación de la primera industria conservera en esta región, iniciando así una tradición que todavía continúa en nuestros días.

Si nos trasladamos al resto de Europa, el de la Segunda Guerra Mundial fue un periodo clave para extender el consumo de las conservas por toda la sociedad, tanto en los bandos militares como en las casas, pues debido a sus condiciones de su seguridad así como su potente esterilización, se convirtieron en una reserva fundamental para una población duramente castigada durante aquellos años.

soldados segunda guerra mundial conservas sevilla

Soldados comen conservas durante la Segunda Guerra Mundial.

Estos son algunos de los datos más importantes acerca de un producto único, el cual se ha convertido en referencia para una alimentación sana y de calidad.

Las conservas en Sevilla de Cómete el Mar son une extraordinario ejemplo. Visita nuestra tienda de Pagés del Corro o revisa el catálogo online si deseas deleitarte con la magia de unos manjares deliciosos.

tienda conservas sevilla

Conservas de Cómete el mar, en la C/ Pagés del Corro, 43. Triana (Sevilla).

 

( Visitas: 77, 1 Visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *