Las conservas: una sabrosa solución para que los niños tomen pescado

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El pescado es fundamental en la dieta de los más pequeños. Junto a las carnes, las verduras, los huevos y los cereales, el pescado tiene que estar presente en la alimentación infantil para que sea equilibrada.

Esto será sinónimo de salud y buen crecimiento. Pero en muchos casos, cuesta introducir este alimento en el menú semanal de los hijos, ya que el sabor y a las espinas hacen que no sea del agrado de los niños, que están aprendiendo a comer y a distinguir las texturas y sabores. Ni a la plancha, ni frito, ni en puré, a veces es imposible hacerlo atractivo a los paladares infantiles. Pero existe una manera de comer pescado económica, práctica, sabrosa e igual de nutritiva y beneficiosa: ¡El pescado en conserva!

Los beneficios

A estas alturas, son indudables los beneficios del pescado en la dieta de los más pequeños de la casa. Contiene proteínas, vitaminas, especialmente A y D, minerales y un tipo de grasas muy sanas llamadas ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga de la serie omega-3. El omega-3 es un gran liado para el crecimiento de los niños, pues actúa en la formación de la retina, el cerebro y el sistema nervioso. Y además, disminuye las enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos.

En concreto, es el pescado azul el que contiene grasas insaturadas que contribuyen a contrarrestar el malo. Sus ácidos omega-3 son fundamentales para el buen funcionamiento del cerebro, su vitamina D facilita la fijación del calcio a los huesos y favorece su crecimiento. Por si esto fuera poco, también está demostrado que ayuda a prevenir el cáncer y a reducir el infarto.

 

atún

atún

 

Cómo darles el pescado azul

Los padres tienen un gran aliado en las conservas para introducir el pescado azul en la dieta de los más pequeños. Sardinas, caballas, arenques, anchoas, boquerones o el mismo atún se presentan de manera sabrosa y atractiva en latas o botes de cristal, y, sobre todo, sin espinas. Esto los convierte en un bocado delicioso y nutritivo que nos puede sacar de más de un apuro. El pescado en conserva es ideal para la merienda o la cena, ya sea en bocadillos, ensaladas o tomándolos solos. Son alimentos que no pierden sus propiedades en el proceso de conservación.

 

bocadillo-recreo

bocadillo-recreo

 

Elegir el pescado en conserva

Es necesario elegir conservas de calidad, que no contengan conservantes ni colorantes, aditivos, grasas nocivas ni azúcares añadidos. Es mejor adquirir marcas que ofrezcan absoluta confianza, y que indiquen cómo preparan el alimento y el origen del producto.

Para ello, es necesario leer la etiqueta para conocer la procedencia, ingredientes, valores nutricionales, conservación y fecha de caducidad.

Hay que tener cuidado con las latas abombadas que hayan dejado salir jugo a través de la tapa. Tienen que ir cerrados al vacío. Simplemente abriendo, observando y oliendo el contenido podremos saber si se encuentra en buen o mal estado.

Si sobra contenido, pásalo a un recipiente de cristal y cúbrelo de aceite para que dure más en el frigorífico.

( Visitas: 29, 1 Visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *